Entrevista a Miriam Zarzo, Premio Extraordinario UCV Trabajo Fin de Máster del curso 2014-2015

Entrevista a Miriam Zarzo Benlloch

MIRIAM ZARZO, LOGOPEDA

¿Cuál ha sido su trayectoria en sus estudios universitarios?

En el año 2010, con 18 años de edad, entré en la Universitat de València para cursar el Grado de Logopedia. Tras cuatro años de dedicación y constancia en el estudio, me gradué en 2014 a la edad de 22 años. Ese mismo año, decidí continuar mi trayectoria académica con formación de postgrado, por lo que me matriculé en el Máster Universitario en Intervención Logopédica Especializada en Trastornos de la Voz de la Universidad Católica de Valencia. No siendo suficiente esto, en septiembre de 2015 tuve la oportunidad de completar la formación con la especialidad de Atención Temprana de este mismo máster.

¿Por qué decidió cursar el Máster en Intervención Logopédica Especializada?

Cuando concluí los estudios en el curso 2013-2014, tenía muy claro que quería y debía seguir formándome para poder ser una buena profesional de la logopedia. Además de ir haciendo cursos de formación continua y asistir a congresos, pensé en matricularme en un postgrado oficial que me dejase la puerta abierta hacia el doctorado. Tras varios meses de búsqueda, decidí cursar el Máster Universitario en Intervención Logopédica Especializada de la Universidad Católica de Valencia porque estaba enfocado a la práctica clínica y, en aquel momento, era una de los aspectos que necesitaba fortalecer. Otra razón que me llevó a decantarme por dicho máster fue porque ofrecía un itinerario de especialización en trastornos de la voz y otro en atención temprana, dos campos de la logopedia que me resultan especialmente interesantes.

¿En qué ha consistido su trabajo de fin de máster?

El Trabajo Fin de Máster  tenía como objetivo comparar factores de procesamiento fonológico, las habilidades de coordinación motora y variables fisiológicas en relación con la precisión articulatoria en población con Trastorno Específico del Lenguaje y Síndrome de Down mediante un estudio transversal, exploratorio y comparativo.

La principal conclusión que se deriva de este estudio preliminar es que las variables lingüísticas tienen un peso importante como factor explicativo de los errores de pronunciación de ambas poblaciones, pero hay diferencias en los demás niveles estudiados, es decir, en la coordinación motora y en las variables fisiológicas.

Sin afán de presunción, me gustaría compartir que tuve el privilegio de ser la ganadora del Premio Extraordinario Trabajo Fin de Máster del curso 2014-2015, que la universidad concede para promocionar trabajos que reflejen el esfuerzo realizado y la excelencia académica e investigadora.

¿Se ha propuesto acceder al doctorado?

Sí, ahora que he finalizado los dos itinerarios del máster, me gustaría matricularme en el doctorado. La investigación es un campo que me apasiona, además de ser una necesidad fundamental para que la logopedia siga consolidándose como disciplina científica, aunque sé que es un camino complicado y que requiere muchísima dedicación.

¿Cuál es su proyecto/expectativas de futuro profesional?

Puesto que soy una persona sencilla que vive el día a día, únicamente os puedo hablar del futuro más inmediato. Mi proyecto ahora es matricularme en el doctorado y seguir ejerciendo como logopeda en la consulta privada. Me gustaría dedicarme a la investigación, pero sin abandonar la práctica clínica, pues creo que es necesaria para tocar la realidad de la profesión y profundizar en ella. En mi todavía corta experiencia, el trato directo con los pacientes es lo que me lleva cada día a plantearme cuestiones, a hacerme ver todo lo que me falta por aprender y a darme cuenta de la necesidad que hay de investigar en el ámbito logopédico.

¿Cómo ve la logopedia en España? ¿Y el acceso al mundo laboral?

Si nos comparamos con otros países del mundo, la logopedia en España está poco reconocida, principalmente, por dos razones: la primera porque es una profesión que ha estado en manos de muchas ramas de conocimiento y, hasta hace relativamente pocos años, no se había definido como disciplina independiente; por otra parte, se trata de un área de conocimiento poco investigada, por lo que se frena el avance como ciencia.

Con esta trayectoria, no resulta raro el intrusismo laboral que hoy todavía se produce, donde parece que cualquier persona puede ejercer de logopeda leyendo un poco al respecto, llevando a cabo tratamientos sin fundamentación científica y, en ocasiones, ni siquiera sin una justificación teórica consistente. Obviamente, esta situación está haciendo mucho daño a la logopedia como profesión y, lo que es peor aún, a las personas que necesitan una intervención de calidad.

Finalmente, me gustaría señalar la bien conocida disputa que hay en relación con el acceso a puestos de trabajo en el ámbito educativo que, en mi opinión, viene por la falta de regulación coherente de los planes de estudio y laborales. Así también, esta falta de reconocimiento en España se refleja en la sanidad pública, donde apenas se ofertan plazas de logopeda que cubran las necesidades de la población.

¿Participa en algún equipo especializado y/o de investigación?

No.

¿Alguna propuesta para la promoción de la logopedia a nivel social?

La verdad es que creo que ya se están llevando a cabo actuaciones que se adaptan a los tiempos de hoy, como son el uso de las redes sociales y la cercanía a la sociedad mediante “Los logopedas responden”. A mi parecer, también es de utilidad las noticias que se publican en los periódicos y las campañas publicitarias, especificando aquello en lo que podemos ayudar.

¿Qué mensaje transmitiría a los futuros logopedas?

Para empezar, me gustaría animaros a continuar el camino que un día iniciasteis como estudiantes de logopedia, pues es una profesión realmente apasionante y gratificante que permite ayudar y acompañar a los pacientes en su recuperación. Por otro lado, la logopedia es una profesión que requiere paciencia, constancia y creatividad porque muchas veces los tratamientos son largos en el tiempo y se avanza a pequeños pasos.

También quiero invitaros a abandonar la concepción simplista que se tiene de la logopedia, pues detrás de cada persona que acude a nosotros hay todo un mundo. Por ello, buscad  e intentad entender la causa de las alteraciones y tened siempre presente que tenéis personas delante cuya historia se ve marcada por sus dificultades.

Por último, deciros que no dejéis nunca de formaros porque hay diferencias sustanciales en las mejoras cuando se hacen las cosas bien. Acudid siempre a las publicaciones, buscad la justificación de aquello que llevéis a cabo para así alcanzar los retos que cada día los pacientes nos plantean.