Reseña del capítulo Discapacidad y derechos humanos: una mirada desde la práctica fonoaudiológica.

LOS DERECHOS HUMANOS HOY: REFLEXIONES, DESAFÍOS Y PROYECCIONES A 70 AÑOS DE LA DECLARACIÓN UNIVERSAL (1948-2018)

Editoras: Paulina Morales Aguilera y Ma. Angélica Rodríguez Llona.

UNIVERSIDAD CATÓLICA SILVA HENRÍQUEZ. Chile.

Enlace en la web para poder adquirir el texto completo aquí

 

Capítulo de la reseña: Discapacidad y derechos humanos: una mirada desde la práctica fonoaudiológica.

Ana Paula Mac-Kay1 & Beatriz Valles González2

1Universidad Santo Tomás. Viña del Mar. Chile

2Clínica de Logopedia. Fundación Lluís Alcanyís-Universidad de Valencia. Grupo de Bioética-Universidad de Valencia. España.

 

“La discapacidad forma parte de la condición

humana: casi todas las personas sufrirán algún tipo

de discapacidad transitoria o permanente en algún

momento de su vida, y las que lleguen a la senilidad

experimentarán dificultades crecientes de

funcionamiento.”

Informe Mundial sobre la Discapacidad. OMS


En este capítulo las autoras desarrollan la relación entre la Fonoaudiología (en España Logopedia), la discapacidad y los derechos humanos, remarcando y ofreciendo el marco argumental necesario para comprender los fundamentos, valores y principios bioéticos que el profesional debe tener en cuenta en la coordinación de su praxis en cualquiera de los contextos donde éstas se desarrollen, entendida como un conjunto de acciones de educación y de salud comunitaria. Al fomentar la autonomía y la autodeterminación del paciente, bajo los fundamentos bioéticos, el fonoaudiólogo (en España, la o el logopeda) honra el derecho humano de decisión respecto de temas fundamentales para la vida del paciente, propiciando el debate de aspectos significativos para el sujeto, su familia y su entorno, cooperando con una rehabilitación (o habilitación) integral vinculada a una mejor calidad de vida.

La lectura de este capítulo resulta inspiradora para profundizar en una mejor práctica logopédica. Se introduce el valor de formarse con sólidas bases no sólo en lo anatomofisiológico, sino además en lo social y en lo ético, con un claro compromiso en la construcción de una sociedad más justa, donde la comunicación es un derecho que debe ser respaldado por leyes y acciones que permitan el logro de un adecuado nivel comunicativo para todos, incluyendo a las personas con discapacidad, los niños, los grupos minoritarios y las personas mayores.